Situación de las arcas públicas si el estado español no pagara intereses de deuda pública

Fuente: ATTAC España

Eduardo Garzón Espinosa — Consejo Científico de ATTAC España

En los artículos anteriores pusimos de manifiesto que la carga de la deuda pública española (la cantidad de intereses de deuda que tiene que pagar el estado español en relación a su PIB) se disparó con la entrada del país en la Comunidad Económica Europea debido a la prohibición de que el Banco de España financiara parte de la deuda pública emitida (es decir, debido a la prohibición de que monetizase parte de la deuda); y cuantificamos el coste que ha tenido que sufrir el estado español por haber dejado de monetizar su deuda. En este artículo se intenta representar la situación de las arcas públicas en el caso de que la monetización de la deuda pública española se hubiera seguido produciendo.

Recordemos que el saldo bruto es la diferencia entre todos los gastos del estado y todos sus ingresos (es el conocido déficit del que nos suelen hablar). El saldo primario en cambio deja a un lado los gastos que resultan de los intereses de la deuda pública. Es decir, mide la diferencia entre todos los gastos del estado exceptuando los intereses de la deuda, y todos los ingresos. El saldo primario es una forma de medir las necesidades reales del estado, sin tener en cuenta el gasto que supone pagar los intereses a los inversionistas privados. Por decirlo de otra forma, el saldo primario es el saldo bruto que tendría el estado español si no tuviera que recurrir a los inversionistas privados y pudiera monetizar toda su deuda pública y por lo tanto no pagar intereses.

En el artículo anterior utilizamos los saldos brutos y primarios obtenidos en cada año. Es decir, representamos la situación de las arcas públicas para cada año, independientemente de lo que hubiese ocurrido en los años anteriores. Pero para reflejar fielmente la situación de las arcas públicas hay que acumular los saldos obtenidos durante varios años. Esto es así porque el dinero ahorrado gracias al superávit obtenido en un año determinado se guarda para suplir los gastos del año siguiente; y así sucesivamente. Lo mismo ocurre con el déficit de un año en concreto, que termina siendo contrarrestado con los ingresos de los años venideros. Esto cambia sustancialmente el análisis, puesto que la acumulación de muchos saldos primarios en superávit podrían hacer que otros saldos primarios en déficit no lo fueran, y al revés. En otras palabras: lo correcto no es hacer instantáneas de cada año, sino realizar un vídeo de todo el proceso. Es esto lo que vamos a hacer en este artículo al acumular saldos.

Para familiarizarnos con los saldos acumulados recurrimos primero a un pequeño ejemplo.

En el siguiente gráfico se muestran  los saldos primarios del Estado español y también la acumulación de los mismos desde el año 2002 (1).

La línea azul es el saldo primario del Estado; es la instantánea para cada año si el estado no tuviese que pagar intereses por la deuda. Desde 2002 hasta 2008 se mantuvo en superávit, pero a raíz de la crisis los gastos (excluyendo los intereses de deuda) superaron con creces a los ingresos y comenzó a presentar déficit en 2009, 2010 y 2011. No obstante, fijémonos ahora en la línea roja, que es la acumulación de todos los saldos primarios (comenzando hipotéticamente en 2002). Puesto que durante los primeros años hubo superávit, se hubiese estado ahorrando dinero y las arcas del estado se hubieran estado engrosando (tal y como muestra el ascenso de la línea roja). Tanto hubiera sido así que en este ejemplo el Estado hubiera tenido recursos suficientes para afrontar los déficits presentados en los años de crisis y todavía tendría fondos de sobra (puesto que la línea roja no cae por debajo del 0).

Una vez entendida la lectura de los saldos acumulados, pasamos a ampliar el horizonte histórico para obtener una visión más completa y realista (2). Empezaremos con el análisis del saldo bruto (diferencia entre todos los gastos del estado –incluyendo intereses de deuda- y todos sus ingresos; el conocido déficit del que nos suelen hablar).

Las barras azules representan el saldo bruto de cada año (la instantánea), mientras que la línea roja refleja la acumulación de todos esos saldos brutos (el vídeo). Esta línea roja está indicando la magnitud de fondos que el estado español ha tenido que conseguir en los mercados financieros a través de los inversionistas privados (tanto la cantidad de capital prestado como la cantidad de intereses pagados). Como se puede observar, a grosso modo dicha dimensión alcanza el orden del 87% del PIB en la actualidad (partiendo desde 1989).

Ahora comparemos este resultado con el arrojado por los saldos primarios (excluyendo de los gastos los intereses de deuda), en el caso de que la economía española no tuviese que recurrir a los inversionistas privados.

Las barras azules representan el saldo primario de cada año (la instantánea), mientras que la línea roja refleja la acumulación de todos esos saldos primarios (el vídeo). Esta línea roja está indicando la magnitud de fondos que el estado español habría tenido que pedir si nunca hubiera tenido que pagar intereses (por ejemplo, monetizando el total de la deuda). La presencia de mayor cantidad de saldos en superávit (o lo que es lo mismo, la ausencia de pagos por intereses) consigue que el total de la cantidad necesitada por el estado tenga una magnitud mucho menor que en el caso anterior, situándose durante algunos años en valores positivos y alcanzando un valor negativo aproximado del 14% sobre el PIB en la actualidadmientras que en el caso anterior (caso real) rondaba el 87% del PIB.

En otras palabras, si el Estado hubiese podido seguir monetizando total o parcialmente su deuda (y por lo tanto no pagando intereses o pagando menor cuantía por los mismos), hoy día no tendría ni un déficit ni una deuda tan elevada y por lo tanto no tendría que realizar ajustes fiscales tan salvajes como los que se están acometiendo en la actualidad.

Esta comparación a grandes rasgos entre los saldos brutos y los saldos primarios pone de manifiesto el grave perjuicio que supuso para la economía española la prohibición de monetizar la deuda pública, al obligar al Estado a tener que acudir a financiarse exclusivamente en los mercados financieros donde los inversionistas privados ofrecen capital a cambio de abusivos tipos de interés. Lo que es un muy rentable negocio para una estrecha capa de la población es también un coste sobresaliente para las arcas públicas del estado de cuya salud depende el bienestar de la mayoría de la población española.

Notas:

(1) El punto de partida ha sido elegido con superávit para simplificar el análisis

(2) La imposibilidad de obtener datos comparables debido a las diferencias metodológicas empleadas a lo largo del tiempo nos obliga a ubicar el punto de partida en 1989, así como a acumular valores relativos en vez de valores absolutos. No obstante, a pesar de estas importantes limitaciones el análisis se presenta adecuado para el propósito que aquí nos confiere, que consiste en comparar a grandes rasgos la salud de las arcas públicas en función del tipo de financiación que adopte el Estado.

Saque de Esquina

Ilustración de cabecera por gentileza de Opendemocracy cedida bajo licencia Creative Commons

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s