Intensidad energética

Fuente: La mirada del mendigo

Karkos me pasa un enlace con el consumo de energía primaria español, desglosado por energía. Como darle un hueso a un perro, me he puesto a roerlo.

Comentarios a este primer gráfico.
El petróleo es el rey.
El carbón ha ido decayendo según era sustituido por el gas natural (calefacción, producción eléctrica, industria…), aunque el año pasado tuvo un nuevo resurgir por motivos políticos.
La nuclear va siempre a piñón fijo, y sólo ha sufrido el desmantelamiento de la central de Zorita.
Importante entrada de las incineradoras (de RSU, RSI o RSA).
La hidroeléctrica, a pesar de estar bastante desarrollada en España (y no hay muchos más emplazamientos donde rascar, además de que en una democracia es muy complicado inundar valles enteros sin enfrentarte a la oposición vecinal) no aporta tanto como pudiera parecer. Además, es muy variable, según la hidraulicidad del año (es decir, si el año es seco o lluvioso, qué ganas de inventar palabros raros).
Y, finalmente, el despegue de “las renovables”. Odio este apelativo ya que supone mezclar la velocidad con el tocino. El 80% de toda esa energía es eólica y el resto solar, a pesar de que el reparto de primas sea al contrario (y la geotérmica sólo tiene un producción testimonial).

Lo bueno de graficar es que se aprecia, de un golpe de vista, la titánica empresa que sería reemplazar con eólica y solar las grandes energías primarias (lo que supondría la electrificación del transporte y la calefacción, aunque siempre quedaría un consumo como materia prima para ciertos procesos industriales como la siderurgia o los plásticos). España es referente mundial en el uso de la eólica y la solar (térmica y fotovoltaica), lo cual lleva un serio coste aparejado (que mucha gente quiere ahora obviar), especialmente en el caso de la solar. Y, sin embargo, estamos muy lejos de autoabastecernos de energía con el sol y el viento. Compárese en el siguiente gráfico, la evolución de la línea gris (eólica + solar) con el total de energía primaria consumida (línea azul).

Creo que es evidente la mentira que supone creer que con las “energías verdes” (otra imbecilidad) seremos capaces de mantener el ritmo de consumo energético, reemplazando a las “tradicionales”. En los últimos años, con un esfuerzo ímprobo que puede que nos cueste muy caro en época de vacas flacas, las energías renovables no han podido ni tan siquiera cubrir mínimamente el crecimiento del consumo.

Para devolver el consumo energético a la senda de la sostenibilidad no hay energías milagrosas, los milagros técnicos no existen, y menos en el campo de la energía (lo más parecido a un milagro es la física nuclear, y como sabemos no es precisamente gratis). Si queremos dejar de quemar combustibles fósiles o nucleares y, por lo tanto, dejar de emitir dióxido de carbono a la atmósfera y de generar residuos nucleares no queda otra vía que una reducción BRUTAL del consumo energético. Bestial, salvaje, en torno al 80%. Eso supone reconfigurar toda la sociedad, desde el ordenamiento del territorio (se acabaron las estúpidas urbanizaciones en las afueras al estilos usamericano) a los modos de producción y consumo (basados en la eficiencia, la duración, la facilidad de reparación, el uso de recursos locales…).

Ya está bien de idioteces bienpensantes, queremos solares y eólicas pero nos quejamos si nos suben el recibo de la luz. Queremos ir de concienciados ambientales pero no renunciamos al coche a diario y el avión al menos una vez al año. No nos mintamos. Esto no es sostenible. Esto no es un puto libro de Harry Pota, la magia no existe. Volved a mirar el gráfico. ¿Estáis dispuestos al esfuerzo que supone volver energéticamente a principios del siglo pasado? Ya me lo figuraba…

Por cierto, abundando en el anterior gráfico, podemos ver en el total la severidad de la crisis actual, medida en el consumo de energía primaria (y falta el dato del 2012, y el del 2013, y…).

Recurriendo al INE, he recogido datos de población y PIB, y los he puesto en relación con el consumo energético (normalizando con los datos de 1985). Este es el resultado:

Como comentábamos en la entrada pasada, no os dejéis impresionar por la rampante curva de PIB, pues buena parte de esa subida responde a la inflación de precios. Si encuentro una serie que llegue hasta los ’80 con el PIB real os lo mostraré.

Y los más listillos ya saben cuál es la gráfica que viene ahora: la que pone en relación esos datos para medir la intensidad energética de una sociedad. La intensidad energética respecto a la población, y respecto al volumen de la economía. Es decir, la cantidad de energía consumida por cada habitante (aunque ya sabemos lo de que dos personas coman un pollo no quiere decir que ambos hayan comido medio pollo) y la cantidad de energía consumida para generar un M€ (en todas las series medimos la energía en tep, es decir, toneladas equivalente de petróleo y su múltiplo, las ktep).

Una de las consecuencias de la crisis es que hemos frenado nuestra rapacidad energética. Pero esto no supone un cambio en los hábitos de consumo, sino más bien un parón en la industria y el transporte de mercancías. Las costumbres de nuevo rico no se abandonan de la noche a la mañana.

Y el dato que me ha sorprendido ha sido la reducción de la intensidad energética de nuestra economía. Tendría como digo que tomar datos del PIB real, porque creo recordar que la tendencia no era precisamente de reducción (la burbuja supuso especialmente un incremento de la construcción, actividad muy intensiva en energía). También es cierto que, de la mano del ladrillo, también se produjo una bancarización de nuestra economía (el peso del sector financiero en el PIB es enorme, sólo inferior en Europa a paraísos fiscales como Irlanda, Suiza, Luxemburgo o Islandia). Y la banca es un sector muy poco intensivo en energía (y mano de obra).

Seguro que de estos datos podéis extraer muchas más conclusiones (del primero se puede escribir un libro, y una enciclopedia). Ahí tenéis los comentarios… ;)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s