Curso de ética periodística

Fuente: La mirada del mendigo

Voy a continuar la labor de Juanjo de la Iglesia y proponer un ejemplo sencillo. En la sección de Internacional de El País de hoy, titula:

La policía iraní reprime las protestas contra la gestión económica del Gobierno

La-policía-iraní

reprime-las-protestas-contra-la gestión-económica-del-gobierno.

Bien. Parece que es correcto, el titular.

Ahora bien. ¿Por qué la prensa española no tituló el día 26 de Septiembre?

La policía española reprime las protestas contra la gestión económica del Gobierno.

¿Acaso no es igualmente correcto? ¿Existe una diferencia sustancial entre el desarrollo de la manifestación iraní y la que se desarrolló en Neptuno?

Así titulaba el mismo diario El País la protesta autóctona: La protesta del 25-S en el Congreso acaba con cargas, 64 heridos y 35 detenidos

Desde luego, el lector despistado que lea este titular se imaginaría una batalla campal, una manifestación extremadamente violenta con manifestantes cruzando coches en las calles, montando barricadas, lanzando cócteles molotov a la policia. No la respuesta ejemplar de una ciudadanía que respondía a las sucesivas cargas con los brazos en alto o sentándose en el suelo, para impedir que la policía siguiese ganando terreno.

+

Frente al mismo hecho, The Guardian titulaba: Violence in Madrid as police charge protesters y mostraba la imagen de una bestia disparando a bocajarro las balas de goma (obsérvese el ángulo en el que está disparando este criminal, este miserable, estas armas nunca se pueden disparar directamente, sino que deben dispararse contra el suelo para que impacten después de haber perdido velocidad, para no ser letales).

Y nunca, nunca, se debe disparar a la altura de la cabeza para evitar muertes o mutilaciones oculares. La imagen anterior es la prueba de un intento de asesinato, pero la fiscalía sólo actúa, con saña, contra las víctimas.

+

Pero volvamos a la prensa española. El segundo diario de mayor tirada no relata, opina. Más bien, justifica (excusatio non petita…)

La policía, obligada…pues yo hubiera jurado que estaban disfrutando como cerdos, encantados de ir de caza de “rojos”. Pero no, los pobres iban desconsolados, porque no les quedaba más remedio. Golpeaban, pero lo hacían de mala gana.

Proteger el Congreso. Sin embargo, fueron los policías los que traspasaron la línea de vallas que protegía la entrada a la Carrera de San Jerónimo para, en sucesivas oleadas, ir vaciando la plaza de Neptuno.

+

Mientras tanto, la pérfida Albión vuelve por su radiotelevisión pública a difamar a España: Spain police fire rubber bullets at Madrid protest.

¿Balas de goma? Todo español de bien sabe que es mentira que se disparasen balas de goma, no aparecen en ninguna parte en la prensa nazional.

Y cuidadín con la foto: podemos ver a una multitud de un manifestante, acorralando y agrediendo a unos pobres e indefensos antidisturbios.

+

Mientras tanto, en La Razón:

Lo cierto es que estoy de acuerdo con este titular, yo lo podría suscribir. Pero no fue uno sino miles de ellos, porrazos, empellones, patadas, mordiscos de las balas de goma…contra la multitud que se manifestaba reclamando democracia y fin de la corrupción.

+

Volviendo al extranjero, tomamos el diario más importante del mundo, o al menos el más influyente y de mayor tirada: el New York Times.

Protesters Take to Street in Madrid

Aunque en el cuerpo del artículo tratan más sobre el órdago de Mas, la fotografía la dedican a un grupo de violentos radicales con aviesas intenciones, acechando a un grupo de inocentes astidisturbios que, con ingenuidad, caerán en sus sangrienta emboscada.

+

Volvemos a la Patria para conocer la versión de la ultraderecha católica:

¡Asedio! Joder, esconded las catapultas, los onagros, los trabuquetes.

¡Vaya por Dios! Les hemos chafado su bonita chapa con la rojigualda y el toro de Osborne. No es el mentiroso compulsivo de Raxoi, no son las cifras de paro africanas, la terrorífica fuga de capitales, la escombrera en que se ha convertido el sistema bancario más sólido del planeta. Tampoco es el recurso a la violencia desmedida por parte de la policía contra quien se manifestaba por la democracia. ¡No! Lo que deja en mal lugar a España es protestar y luchar por una sociedad más digna.

No de otra forma opinaba la dictadura que gobierna Bahrein cuando los manifestantes demócratas amenazaban con arruinar su preciosa carrera de cochecitos.

+

Así que, para concluir esta entrega del curso de ética periodística, sólo cabe recomendar a los periodistas de los principales medios de comunicación que metan la cabeza en la taza del water y tiren de la cadena. Y a los ciudadanos, que procuren informarse, como en los tiempos del Caudillo, por los medios de comunicación extranjeros porque los nazionales sólo ofrecen una realidad manipulada al gusto del régimen.

Aunque tenemos una ventaja respecto a nuestros padres y abuelos: AHORA TENEMOS INTERNET.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s